Orgullo y prejuicio, Jane Austen

– Y así terminó su amor – dijo Elizabeth con impaciencia -. Creo que ha habido muchos que lo vencieron de la misma forma. Me pregunto quién sería el primero en descubrir la eficacia de la poesía para acabar con el amor.

– Yo siempre he considerado que la poesía es el alimento del amor – dijo Darcy.

– De un gran amor, sólido y fuerte, puede. Todo nutre a lo que ya es fuerte de por sí. Pero si es solo una inclinación ligera, sin ninguna base, un buen soneto la acabaría matando de hambre.

Jane Austen, Orgullo y prejuicio

Pequeños meteorólogos: análisis de un proyecto educativo

¡Hola a todos!

Uno de los retos que se plantean en el MOOC “Sentido de la iniciativa y espíritu emprendedor“, consiste en el análisis de un proyecto educativo que desarrolle dicha competencia. Después de explorar algunos recursos de aprendizaje en la plataforma Procomún, una red de recursos educativos en abierto, he elegido el proyecto “Pequeños meteorólogos” de Verónica Bordel López, que podéis ver haciendo clic aquí.

Seguir leyendo

Sentido de la iniciativa y el espíritu emprendedor

¡Hola a todos!

Como ya sabéis, con la LOMCE (2013) surge una nueva competencia que pone en relieve la importancia del emprendimiento desde la edad escolar. Como nuevo elemento curricular, esta competencia debe formar parte de nuestra programación didáctica, integrando el diseño de actividades que contribuyan a su desarrollo.

En esta primera entrada del MOOC me gustaría mostraros en qué consiste eso de tener iniciativa y espíritu de emprender. Para ello, vamos a partir del siguiente vídeo que relata la historia real de uno de los clubes de fútbol más importantes de Tailandia, el Panyee FC. Se trata de un vídeo muy emotivo, que puede ser un buen recurso para proyectar en el aula. En él se identifican muchas de los conocimientos, habilidades y valores del sentido de la iniciativa y espíritu emprendedor que también debemos desarrollar en el alumnado.

Seguir leyendo

Las olas

Hay un obstáculo en el fluir de mi vida. Una profunda corriente tropieza con algo. Y este algo se estremece. Tira. Un nudo en el centro opone resistencia. Es dolor, es angustia. Me debilito, cedo. Mi cuerpo se reblandece. Quedo abierta, quedo incandescente. Ahora la corriente se desborda en una profunda marea fertilizante que abre lo antes cerrado, forzando lo antes prietamente plegado, y fluye sin limitación. ¿A quién daré cuanto ahora me recorre, cuanto nace y fluye de mi cuerpo cálido y poroso? Recogeré las flores y las ofreceré… ¡Oh! ¿A quién?

Virginia Woolf, Las olas